El Alzhéimer y otras demencias


Ayer fue el Día Mundial del Alzhéimer. Es verdad que hoy en día hay “días” de todo tipo, el día de los gatos, el día de los niños, el día de la sonrisa, el de los abrazos… pero no está demás que recordemos a quien ya no puede recordar.

Mi entorno sabe lo que me angustia este tema. He visto como mi abuela perdía la cabeza, demencia senil lo llamaron allá por el 1995. No había muchos avances, y en mi casa se estilaba eso de cuidar a las madres en casa de los hijos. Como eran 4 hijos se iban turnando, y cada 4 meses aparecía mi abuela, que según el día pues podías hablar con ella o no.

Yo veía, aunque era muy pequeña, veía que la situación era difícil. Mi madre hacía lo que podía, pero tampoco nadie le enseñó cómo había que hacerlo, recurría a sus propias ideas, conocimientos y habilidades para llevarlo lo mejor posible. Pero raro era el día que no había alguna discusión. Mi abuela se obsesionaba con el dinero, se guardaba en el camisón con imperdibles los billetes, y mi madre acababa gritándole que nadie se lo iba a robar, que lo dejara en el bolso. Pero la abuela no atendía a razones. Yo a veces la miraba cuando comíamos y notaba sus ojos como ausentes de la realidad. Entonces le preguntaba por cosas del pueblo de cuando era pequeña.

Eso le entretenía, le gustaba contarme anécdotas, el día de los disfraces, la Semana Santa, esas cosas las recordaba bien. Pero si le hablabas de un momento presente se le olvidaba rápidamente, y ninguno éramos capaces de entenderlo demasiado.

Gracias a mi carrera,  a ver otras situaciones,  gracias a mi espíritu curioso y a informarme de forma particular, empecé a comprender más las enfermedades del olvido. Son un auténtico palo, hablando claro. En mi familia tenemos predisposición genética. A la tía de mi madre le dio un ictus que la dejó postrada en una silla de ruedas más de 20 años, no podía hacer nada, no hablaba, no comía sola. Y encima en un pueblo de 200 habitantes estas situaciones no son nada fáciles. Pero sobrevivieron, la hija se armó de valor y la cuidó toda su vida, hasta que falleció.

Igual que mi madre y mis tíos hicieron con mi abuela. El problema que yo veía más sufrimiento en mi madre porque realmente ella no se crió con mi abuela, fue rechazada al nacer y abandonada a la suerte de su tía. Mi madre ha tenido un sentimiento contradictorio en su interior toda la vida, por un lado verse rechazada por su madre no tuvo que ser una experiencia agradable, por otro, ser criada por una tía que aunque le daba mucho cariño, y visto lo visto hasta tuvo suerte de ser así, esa tía también sufría por su lado malos tratos de su marido. Y luego llega el día en que te dicen que tu madre está enferma y que te hagas cargo de ella. Lo que la abuela nunca hizo por mi madre, mi madre lo tuvo que hacer por la suya. Eso demuestra que mi madre no le guardaba rencor, que se apiadaba de ella o que sencillamente era lo que tenía que hacer.

Yo me obsesiono mucho con las aportaciones de mis genes familiares, y sinceramente tengo un miedo atroz de que se repita en mi entorno, y yo llevo observando a mi madre desde hace años, ya que hace apenas unos meses que me independicé. Observo que tiene “olvidos”, “despistes”, pero ningún médico me dice claramente si tiene algo en concreto. Le dio un pequeño ictus hace 3 años, del cual se recuperó bastante bien y parece que no fue muy fuerte. Pero desde antes yo ya notaba ciertas cosas que no me parecían normales. Preguntar 50 veces dónde habíamos dejado sus llaves, discutir con mi padre porque faltaba dinero “donde siempre estaba”, irse a comprar y volverse sin la mitad de las cosas por su manía de no llevar una lista, pasarse con la sal en las comidas o directamente no echarle. Yo he vivido sola con mis padres, y a mi padre le decía que “mamá no está bien”, pero lo dejaba pasar,  y a mis hermanos les decía “mamá no está bien”, pero ellos no veían todo lo que yo sí. Como soy muy insistente al final la llevamos al médico, algunos achacaban esos despistes por el ictus, le hicieron algunos test y algunas pruebas pero poco más. “Lo importante es la familia, los cambios que veis vosotros”. No es fácil ver que tu madre tiene “despistes”, intentar dialogar con ella y su único recurso es “me queréis volver loca, yo no tengo ningún problema”.

Después de un par años conseguí que fuera al “cole”, para que hiciera actividades, pienso que mi madre con 68 años tiene muchas posibilidades de pillar cualquier enfermedad de ese estilo a tiempo, pero es una lucha constante porque ella no se ve mal. Cuando me enfado con ella por no dejar ayudarse en el fondo lo que tengo es miedo de volver a repetir todo lo que le pasó con la abuela. Y ella se escuda en decir “me da igual, yo no me voy a enterar”. Sí, es egoísta, pero es su realidad, su miedo a afrontar algo que se niega a ver, y yo ahí poco más puedo hacer.

No quiero pensar el día que se descubra que realmente tiene algo, no sé si ya será tarde, pero me molesta que pudiendo retrasar ese momento no quiera poner de su parte. Veo cada día la labor de los cuidadores, la tarea tan difícil de atender a personas que por su enfermedad pasan a ser agresivos, a no tener control, a pegar verbal o físicamente, veo lo que sufren las familias que ven como sus madres, o padres, o tíos “ya no es el que era”. Y se me cae el alma a los pies. No sé si mi familia y yo estaremos preparados para lidiar con todo eso.

Por suerte es una enfermedad muy visible, hay apoyo institucional, a veces económico, y sobre todo anímico. No adelantemos acontecimientos, pero al menos nos queda un poco de luz en ese mundo de oscuridad.

Anuncios

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Monica Lopez
    Oct 28, 2014 @ 00:09:31

    Nuestra madre lo esta haciendo bien,aun q sea un poco testaruda. Despues de la tempestad llega la calma y creo q al estar todo mas tranquilo,le vendra muy bien a ella. La verdad es,q si nos pusieramos en su lugar,nos dariamos cuenta de tantos y tantos sufrimientos q lleva la pobre, pero es una tia fuerte y nos lo ha demostrado en muchas ocasiones.Madre corage.Ole por ella y su paciencia!!Esperemos q vaya todo bien.Besos

    Responder

tengo que decir...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

en estos años…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 457 seguidores

lo que se lee

pasaron por aquí

  • 12,547

RSS novedad

  • fugaz es eso que surge del último suspiro de un segundo
    Conocía las estrellas fugaces, de hecho se aproxima una fecha estrella para verlas, y si es en mi pueblo mejor. De lo que no me habían hablado era de los besos fugaces. Besos que te roban sin que te des cuenta, besos que son como sorbos en un estanque al sexto día de caminar. Lentos, […]

publicaciones por fechas

septiembre 2014
L M X J V S D
« Jun   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  
A %d blogueros les gusta esto: