vida laboral


*Te lo dedico a ti, porque no hay mal que por bien no venga.

No puedo expresar muy bien lo que siento. Intento no volcar aquí demasiado mis sentimientos y paranoias porque la gente fliparía y porque sería inmediatamente juzgada. Bueno eso ya lo suelo ser. Pero aquí intento ser objetiva y aportar cosas.
El caso es que sin poder contar demasiado, sí quiero dejar claro un punto de vista, no sé si compartido por otros o no.

Cuando eres empleado de un trabajo, y éste te importa, sueles aceptar cosas que normalmente en otros ámbitos no harías, sueles tragar un poco con lo que toca porque a veces creemos que no podemos exigir más. O que tenemos suerte respecto a otras personas; o que la vida es difícil.
Hay que dejar claro que la empresa es de los dueños, y que pase lo que pase, y hagas lo que hagas, los beneficios son para ellos. Y si los dueños no dan ejemplo, mal camino para que los empleados lo sigan.
He visto empresas donde el trato es impecable, pero la gestión pésima, y viceversa.
Que no se nos olvide nunca que los dueños van a querer siempre lo mejor para ellos mismos y su negocio. Por muy buenas palabras que tengan hacia sus empleados, por muy buenas intenciones y por mucha camadería que crean que hay. Los negocios son los negocios. Es como intentar ser amigo de tus hijos, cada cual que ocupe su lugar y después ya hablamos.

Ahora, está claro que se pueden hacer las cosas bien o mal. Y los empresarios son los que deciden eso.
Por mucho que luches por tu puesto de trabajo, no vas a luchar más que tu jefe por su empresa, y si esa ecuación no está así ordenada, es cuando vienen los problemas.
Siempre se critica a los jefes porque pensamos que podemos hacerlo mejor; y joder claro que muchas veces es así, pero eso no quita que ser empresario tenga sus riesgos.

No voy a entrar a debatir si ser empresario es mejor, o lo es ser un obrero, porque ni me apetece ni quiero dejar clara mi postura.
Lo que sí quiero hacer llegar es que en el momento que un superior se lo cree por el mero hecho de haber montado un negocio, es orgulloso como para no aceptar sus errores y pedir perdón, tan altivo que no es capaz de ver más allá de su nariz, y tan soberbio que aún no llevando razón, se crea en su posesión, entonces es ahí cuando uno ya ha de tener claro que ni merece la pena el tiempo invertido, ni haber luchado, ni seguir ahí sería acertado.
Lo mejor en mi opinión es coger la puerta y cerrarla bien fuerte desde fuera, pero con educación.

Porque nadie va a luchar por ti lo que tú no seas capaz de pelear. Y porque aunque haya muchos que se empeñen en lo contrario, los trabajadores tenemos derechos.

Anuncios

tengo que decir...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

en estos años…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 473 seguidores

lo que se lee

pasaron por aquí

  • 13,267

RSS novedad

  • Nymphomaniac (extractos del film)
    Siempre he dicho que en mi vida he llegado tarde para muchas cosas. Pero eso ahora no viene al caso. Con los libros y las pelis por el contrario, no me pasa eso, me llegan en el momento justo, como si el destino supiera en qué momento las voy a entender, o captar, o sentir […]

publicaciones por fechas

febrero 2016
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  
A %d blogueros les gusta esto: