Pablito y Virginia

Antes de nada poneros el vídeo que dejo a continuación y después seguís leyendo.

 

A lo mejor habéis adivinado qué canal es por el símbolo. Es Telemadrid. Sí. Telemadrid dando clases de educación sexual. Pero por más que he buscado no he encontrado el año en que se emitió. Por el logo y lo que trata debemos suponer que son los años 80 cuando gobernaba Enrique Tierno Galván.

Así me he quedado yo al comprobar que hace 30 años había menos tabú en lo relacionado con la sexología que ahora. Y eso que creemos que ahora se sabe de todo y los chavales están muy informados… pero en realidad estamos en una ola de puritanismo bien grande, y en la era de los ofendidos por todo.

Cualquier cosa que digas o pienses y plasmes por redes sociales siempre habrá alguien a quien le ofenda y le moleste. En ese plan estamos.

Yo no suelo pedir opinión de las cosas que me parecen válidas y estoy segura de que funcionan, pero sería muy interesante saber lo que piensa la gente de estos dibujos divulgativos, si creen que ahora se podrían emitir por TV, si consideran que es necesario para que lxs niñxs aprendan sobre su cuerpo y su sexualidad.

Yo aquí lo dejo. Sin entrar a juzgar lo que me parece y sin desmenuzar cada capítulo. Sin valorar si está bien explicado o faltan cosas.

Son 11 vídeos de educación sexual que se hacía en España en los años 80. Y ahora en pleno s. XXI no lo hay.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

nacimiento

collage-1467898479245

la dulce Sara

 

Sara tiene casi 7 años. Es la pequeña de su familia. Sara es muy despierta, le encanta jugar e inventarse canciones mientras baila al ritmo de una música que sólo existe en su cabeza. Tiene una mirada tierna que te provoca una subida de azúcar instantánea. Siempre sonríe y está dispuesta a ayudarte. No duda en lanzarte un piropo cuando te ve y si algo no le gusta no te lo dice, ella se calla y espera a que se te olvide que la estás preguntando si quiere probar el pan de molde. Sí, porque a Sara  no le gusta el pan de molde, ni el ketchup, ni las pizzas. No es una niña al uso respecto a las comidas. Pero aunque haya batallas diarias con ella en esa cuestión, es tan agradable en lo demás que se lo perdonas.

Sara no sabe cómo nace un bebé. Pero asiste al nacimiento de su prima Ainara. Sara, junto con su padre, tíos, abuelos y demás familia, espera en una salita del hospital mientras juega con su primo Unai, el hermano de la protagonista. Le pregunto a Sara si quiere ver cómo nace un bebé, a lo que Marcos, su hermano, contesta que él ya lo ha visto y le dio mucho asco. “Pero yo no te voy a poner un vídeo con sangre y dolores, ya verás qué chulo”. 

Mientras ven el vídeo, Unai pone cara de no saber muy bien lo que está viendo. A Sara le explico que hay unas células tanto en el hombre como en la mujer que al juntarse crean una sola célula, y que de ahí tras un proceso largo, se crea un bebé como su primita. Sara parece bastante convencida con mi explicación y asiente firmemente y seria, porque sabe que lo que le estoy explicando es importante. Cuando el vídeo acaba se quedan todos callados, como analizando lo que acaban de ver. “Y por la vulva que es ésta sale la cabeza, ¿veis?” “Aahhmmm” “Jolín eso debe de doler” dice Marcos. “Eso de ahí es el cordón umbilical” “¿Y para qué sirve eso?” pregunta Sara intrigada. “Para que coma el bebé, los bebés mientras están en la tripa comen por el ombligo” “¿En serio?” dice ella con ese tono de voz tan peculiar suyo, que le sale cada vez que no da crédito de algo. “En serio” sentencio, “y luego el cordón se corta y se crea el ombligo” “Ahmmm”

Al rato mientras vamos a por unas flores para la madre reciente miro a Sara y le pregunto “¿ya sabes entonces cómo nace un bebé?”, “sí”, responde. “¿Y para qué sirve el ombligo?” “Para que coma el bebé”, contesta sin dudarlo. 

Y así termina una pequeña clase de sexología sin que los niños sepan que es sexología, ni qué es sexología siquiera. Sin necesidad de cigüeñas, flores, abejas o polen. Sin necesidad de mentir ni de cubrirse ni de esquivar el tema. Sin mencionar la palabra reproducción ni contarle lo que hace una pareja para tener hijos. Sin necesidad de pasarle la pelota a otra persona o quitarse de en medio. Tan sólo adecuando sus conocimientos y su edad al relato que le queramos contar.

Ahora Sara ya sabe cómo nace un bebé gracias a su tía y a internet. 

 

periódico 20minutos

Hoy Facebook me recuerda ésto que escribí hace justo 2 años. 7 meses antes de zambullirme en la Sexología Sustantiva que tanto me gusta y de la que tanto estoy des-aprendiendo. No puedo más que copiar lo escrito, pues.

 

“El 20minutos es un periódico que empezó prácticamente cuando yo tuve mi primer trabajo. Recuerdo aquellas mañanas de verano yendo en renfe a Vallecas, allá por el 2001, y unos chicos repartían 8 hojas sin grapar, la mayoría en blanco y negro. Fue el primer periódico gratuito, y para mí fue un gran invento, ya que los grandes como El País o El Mundo me aburrían más que informarme. Ahí de forma concisa y detallada te comentaban noticias del barrio, noticias poco comunes, noticias importantes, y había varias secciones a las que pronto me hice fan. 

El blog del taxista @Simpulso al que leía fervientemente, ahora ya con pareja estable y algo desgastado, sus artículos ya son un poco cansinos, pero de vez en cuando vuelve a dar en el clavo, fue mi mayor descubrimiento. 

Las noticias que ponían referente a animales, que por esto se ha llevado algún premio y reconocimiento, ya que es de los pocos que cuidan tanto a nuestros bichejos.

Las secciones de fotos, según la época van tratando diferentes temas: amaneceres, lectores y sus bicis, fotos antiguas, enamorados, etc. 

Y encima hacen cada año un concurso de Blogs con algo de talento al que por miedo escénico nunca he tenido huevos a apuntarme, pero que gracias a esta iniciativa mucha gente sale del armario y por lo menos algunos reconocen su trabajo/pasatiempo.

Por cierto, el horóscopo de Amalia Villena a veces es sospechosamente acertado.

 

Pero también hay una sección sobre sexología, que la lleva Pilar Cristóbal, la cual me ha parecido mala y buena a partes iguales. Al principio la leía cada jueves, y me reía con las preguntas de algunos lectores. Cuando, después del curso de 2009, aprendí a liberar mi mente respecto a este tema y a ver más allá de las modas, me di cuenta que a veces las respuestas van encaminadas a ciertas puertas que le interesa a la línea del periódico, claramente de corte liberal.

Pero bueno eso está bien, porque una sabe cuándo responden objetivamente y cuándo parece que se les ha ido la pinza, y eso es ya una satisfacción personal.

El caso es que hay algunos blogs que no sigo porque no me aportan nada, y hay uno que no debe llevar mucho tiempo que acabo de descubrir, que cómo no, habla de sexología. Bueno, sexología es un decir, porque lo único que hace es repetir cosas que ya están más que vistas y dichas, que por supuesto la tía que lo escribe es de las del pensamiento del haz, debes, libérate, y tiene unos artículos vacíos de contenido que no enseñan nada.

 

Y entonces yo, que a veces tengo el ego por la nubes, pero con la humildad por delante, me pregunto, por qué hay ciertas personas que hacen mierdas y que sin embargo no sólo tienen un reconocimiento, sino que encima les pagan por ello. Y otras, que nos esforzamos por hacer las cosas bien, por cuidar el lenguaje, por encuadrar a todo el mundo, nunca nadie, absolutamente nadie, sabrá de nuestra existencia. Y no solo eso, encima si intentas explicar que el sexo no sólo es masturbarte y tener orgasmos, te tachan de… a saber.

Claramente no he salido del armario, ni sé si lo haré algún día, pero quizá deba aprender a llevar mejor que la moda ahora es ésta, y que por mucho que algunos (pocos) pongamos empeño en cambiar esas actitudes, pasará mucho tiempo hasta que la sexología llegue a todos. 

Siempre que daba charlas en los institutos y me preguntaban por qué no daba condones intentaba hacerles entender que no estamos para eso, que ya saben dónde comprarlos, y que no todo el mundo necesita un condón. Pero claro, qué culpa tendrán ellos si lo único que les han metido en la cabeza es protegerse, protegerse y protegerse, que los había que decían que usaban píldora ella y condón él, y lo demás, lo que somos, lo que representamos, los deseos, el ars amandi, queda delegado a  un segundo o tercer plano.

Menos mal.. que nos queda Portugal. No, en serio, menos mal que tuve la suerte, la gran suerte de conocer a mis profes, que poco a poco van abriendo el camino de la tolerancia, y la desgenitalización, y el respeto, y la educación plural. Porque al fin y al cabo, en sexología, como en tantos otros temas, la educación desde pequeños es el objetivo, y con esa línea quizá algún día pueda llegar a hacerse realidad.

Y lo mejor, saber que lo que he aprendido lo tengo ya incrustado, (dudar de todo te hace tener perspectiva) y que mi profe Xamu me dé la razón en cuanto a una opinión (sobre aquél polémico tema de la masturbación y el ABC) y me explique con lenguaje experto que soy capaz de discernir, eso es lo más grande que me he llevado últimamente. Y entonces me hincho y me tiro a los cactus desnudo, pero no me pincho.

 

Evidentemente al releer el pequeño artículo añadiría algunas cosas, cosas como que cuando la gente dice sexo tiene en la cabeza “jodienda” (grande Joserra L.), o que estaría mejor hablar de los sexos y no de El Sexo. Lo que me ha gustado de este recuerdo es que cuando lo escribí no tenía ni idea de que me acabaría inscribiendo al máster, y que dos años después, la llama de divulgar conocimiento sobre sexología no sólo no se ha apagado, sino que está más viva que nunca.

Y por supuesto que al final salí del armario, justo en Junio de 2014 decidí reformar mi blog anterior y dejarlo para “todos los públicos”. Que ese concurso que tanto me llamaba al final me he decido a participar y opto por la categoría “solidario”, (aprovecho la coyuntura y dejo enlace por si alguien quiere votar: http://lablogoteca.20minutos.es/la-vida-es-de-color-morado-54670/0/) Que Simpulso dejó el blog para dedicarse a su vida familiar y a su Taxi, lo cual me dejó un poco triste, tengo que reconocer. Que ese blog de sexología sigue y yo de vez en cuando me paso para dejarle alguna crítica, soy así, no puedo remediarlo. Y que el horóscopo de Amalia V. no sé si acierta demasiado porque ya apenas lo leo.

**Por cierto, he intentado buscar el artículo del ABC pero no he podido lograrlo. Si alguien lo tiene por ahí que me lo pase por Twitter: @IsillaLm

 

Foto cogida de http://www.silvanasavoini.com.ar/ Y título del libro de Joserra L. G.

 

Anteriores Entradas antiguas

en estos años…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 457 seguidores

lo que se lee

pasaron por aquí

  • 12,417

RSS novedad

  • viejas costumbres
    Hacía tiempo que no te veía. No sé por qué hoy me he acordado de ti. Estás lleno de polvo, un poco sucio, y triste? No es que ya no tenga nada que decir, es que he perdido las ganas de sentarme aquí y hablar contigo. Nunca me respondes, admítelo. Han pasado cosas en este […]

publicaciones por fechas

julio 2017
L M X J V S D
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
A %d blogueros les gusta esto: