En un abrir y cerrar de ojos

En serio ¿llevo desde abril sin publicar nada? Qué tristeza de blog.

Pero no vengo a hablar de eso. Quiero relatar lo que ha sido este año para mí. Año de soltería, se entiende.

Cuando ingresé en el club, una parte de mí tenía ciertos miedos, porque venía de unas relaciones pasadas largas, estables, casi continuadas, y ni recordaba lo que era estar sola y no dar explicaciones.

También sentía mucha curiosidad, expectación, ganas de salir y decir Ey, aquí estoy. Ahora si se acercaba alguien a pedirme un beso no tenía que decir la frase tan manida de Tengo novio. Ahora podía hacer lo que me saliera del unicornio.

En este tiempo he vivido un montón de cosas, también muchas primeras veces de situaciones, no hablo ya exclusivamente de índole sexual, sino de aventuras, locuras, retos personales, etc, que he sido capaz de afrontar y superar.

He conocido un montón de gente por muchas vías diferentes, gente estupenda que me ha tratado de maravilla, que me han hecho sentir cosas que hacía tiempo no sentía, me he sentido querida, apoyada, reconfortada, valorada, escuchada. He conocido muchas bocas, labios, lenguas, alientos, manos y pieles. He vivido en lunas de miel continuas donde el placer primaba por encima de todo.

Pero también he conocido el rechazo, el sufrimiento, el dolor, la incertidumbre, la incomprensión. Los distanciamientos sin sentido aparente, las respuestas de silencio que no aclaran nada, las verdades a medias, y un montón de cobardes.

Jon Kortajarena Serie GIF by Mediaset España - Find & Share on GIPHY

No me duelen prendas decir que quizá haya intentado ser un poco golfilla quizá por toda mi época (vida) de cortarme por prejuicios, miedos, rechazos, tabúes, complejos, pensamientos ajenos, etc. Siempre me pasé mi vida racionalizando cada encuentro, cada paso que daba, diciendo NO muchas veces a lo que SÍ me apetecía. Perdiéndome cosas por el qué pensarán de mí.

Estar soltera, disponible, ser cercana, cariñosa, agradable, generalmente simpática, divertida y natural, hace que muchas personas hayan visto en mí patrones de conducta que realmente no mostraban lo que parecía que se daba a entender. Evidentemente como sexóloga sé que a veces podemos confundir y confundirnos con comportamientos del otro, es una realidad y quizá por eso para mí lo mejor siempre es hablar las cosas. Aunque vivamos en una época de mejor no dar explicaciones porque parece ser que no son necesarias. Craso error, pero bueno, allá cada cual.

Como inciso, pero por todo el revuelo que está causando, no voy a explicar ahora lo triste que me pone esa medida que quieren sacar de que si en un encuentro no digo la palabra SÍ significa que si pasa algo han abusado de mí… la ola puritana sobre todo desde la izquierda es algo que llevo años que no comprendo, pero en fin, sigamos los profesionales intentando educar en la aceptación de cada ser y en divulgar las diferentes formas de seducir que tenemos los humanos.

Es curioso como hay personas que te dan unas cosas y otras no, quiero decir, que no todo el mundo vale para todo. Así que me he sentido como en un mercado, cogiendo a cada momento lo que me apetecía; y supongo que a la inversa también, usando de mí lo que a cada uno le ha apetecido. Puede sonar muy fuerte la palabra usar u objeto, pero es que lo somos, somos objeto de deseo para el otro sexuado. Otra cosa es que te traten también como sujeto y sientas que además de compartir fluidos eres capaz de compartir otras cosas.

En este año he visto un montón de sonrisas, de gente bonita, de personas con unas vidas increíbles, o con unas mochilas llenas de miedos, prejuicios, dolor. De cada ser que pasó un efímero tiempo a mi lado, me llevo algo, porque todos somos aprendizaje los unos de los otros. Lo que ya no sé es si a la inversa también pasará, no me queda claro si algunas de esas almas se habrá llevado algún trocito de mí. Bueno, sé que algunos se lo llevaron, pero porque en verdad yo lo entregué, no porque me lo pidieran.

Reconozco que viendo cómo nos relacionamos los milenials de hoy en día, la generación de los Cero complicaciones, Cero dar explicaciones, Cero casarnos, Cero tener hijos, Cero sufrir, Cero involucrarme demasiado no vaya a ser que vuelvan a clavarme el puñal… asumo que me ha costado un poco darme cuenta de algunas cosas. Cosas como que algunos tíos por muy liberales que sean y por mucho que digan que las tías podemos hacer lo que nos salga del toto, en verdad por dentro siguen viendo regular una mujer fresca y libre, o quizá la respeten pero siguen con ese pensamiento de la madre de mis hijos ha de ser una señorita. (pongo los ojos en blanco de la pereza que me dais con este tema). Cosas como que en el momento que una persona ya no interesa, en lugar de despedirse y decir Hasta luego Mari Carmen que vaya todo bien, es más común no volver a hablar. Ojo que lo hacemos todos y todas. Cosas como que hay gente que no sabe manejar sus emociones, que no está acostumbrada a analizarse y saber lo que quiere en su vida. Cosas también como personas que no saben ni aceptar un rechazo ni son capaces de rechazar a alguien de manera educada y desde el respeto. Y sobre todo muchísimas personas con el corazón cerrado por miedo a que alguien se lo machaque, casi siempre con experiencias de ese tipo y con bastante razón en comportarse así. Lo que pasa que en el fondo yo siempre pienso que en un corazón cerrado al final entra moho, humedades, crece musgo, telarañas, polvo, vamos que se llena de mierda. Y a la hora de comportarte después va a influir muchísimo en cómo lo lleves. Sin embargo abierto, al aire, se le nota más sano, más delicado por un lado pero por otro cicatriza antes, y sin miedo a los golpes porque la mayoría de la gente prefiere estar con personas que van enseñando el corazón sin ningún pudor. Ya lo dije hace poco, que mi culo no es el mismo de hace 10 años, pero tengo el corazón más bonito que nunca.

Es sorprendente la cantidad de cosas bonitas que me han dicho en estos 12 meses, la de abrazos que me han quitado la respiración, la de miradas que me han dejado la sangre paralizada, la de sensaciones increíbles que he sentido, los montones de mensajes de Buenos días, Que tengas buen día, Buenas noches, Qué tal te encuentras, Cuéntame que te pasa, Cuando quieras quedamos y lo hablamos, y por supuesto mensajes con alto contenido erótico que eso ya se queda para mis adentros. Y no olvidemos que mi actitud ante la gente que me rodea ha sido mayormente positiva, recíproca de todo lo anterior que he contado y me he abierto en canal hasta incluso más de lo que mi razón sabe que me conviene.

Dos de las cosas que más me ha costado afrontar en este tiempo han sido las desapariciones sin venir a cuento o yo al menos sin entender el porqué, de personas que me hacían mucho bien a nivel egoísta, porque aprendía de ellos, o por lo que me aportaban a mi día a día o por lo que sentía con su presencia. Y la otra gestionar los microduelos de esas pérdidas y sobre todo las relaciones Guadiana, que cuando crees que ya no vas a volver a ver, reaparecen de la nada y entonces otra vez a gestionar qué demonios quieres hacer ahora.

A nivel educacional quiero terminar con una reflexión que llevo tiempo dándole vueltas. Creo que debería haber más educación sexual para evitar casos tan feos de abusos, acoso, etc, y que los medios de comunicación también diesen notoriedad a la cantidad de gente que se conoce cada día, que folla de manera consciente, sintiendo lo que hacen, que viven su erótica y su sexualidad como mejor saben y sin hacer daño a nadie. Que nos mostraran que hay una mayoría de personas que hacemos lo que queremos y no hay mayor problema que el de buscar un hueco en la agenda. Y también considero que sería de bien general enseñar a los tíos y a las tías a tener amigos del sexo contrario sin que eso signifique nada más allá de una mera amistad. Asumir que no podemos gustar a todo el mundo porque no somos croquetas, asumir que habrá gente que nos encante y nosotros a ellos no, asumir lo contrario, asumir que a veces dos en una misma relación no están en el mismo punto ni lo van a querer estar. Asumir que a veces las personas pasan por tu vida un corto espacio de tiempo y que nunca más volverás a saber de ellas. Aceptar que las personas no podemos encasillarnos y generalizar en el Todos los tíos son… Todas las tías son… porque cada persona es única y cada relación también. Aunque evidentemente tenemos patrones de conducta que nos hacen tropezar con la misma piedra/persona/prototipo/iceberg/situación o lo que sea, una y otra vez. Pero al final no deja de ser también aprendizaje.

 

No tengo ni idea de qué será de mí en los próximos meses, por un lado sé que mi cuerpo pide un poco más de Pausa, calma, silencio*, un poco más de mente en lugar de cuerpo, un poco más de recogimiento en lugar de explosionar, pero no voy a dejar de ser quien soy, porque no puedo ser de otra manera, porque siempre he intentado hacer las cosas bien pero a veces no salen como nosotros esperamos. Seguiré siendo tan natural como los desastres, seguiré siendo una bocachancla que mete la pata por no saber cerrar el Vishuddha a tiempo, seguiré siendo un poco inconsciente, un poco volátil, un poco perdida, un poco insegura, un poco tímida, seguiré mandando textos bíblicos, y siendo una rallada de la vida. Ah! sí, y seguiré haciendo el imbécil con Sanapchat

Porque lo más importante es verse en el reflejo del espejo y asumir que eres tú, con todo el caos y toda la magia. Y quien no te acepte tal cual eres, que recoja sus cosas y se marche por donde ha venido.

 

*Pausa, Izal.

 

 

Anuncios

¿Dudas? Luego existes

Define amor. Define enamoramiento. Define cariño. Define afinidad. ¿El amor es un estado? ¿Enamorarte se elige? ¿Puedes obligarte a querer a alguien? ¿Sientes de igual forma por diferentes personas? ¿En una relación larga siempre sientes lo mismo hacia el otro? ¿Puedes querer/amar a varias personas a la vez? ¿Tienes sentido de propiedad al estar con alguien haciéndole tuyo? ¿Intentas cambiar al otro? ¿Crees que habrá cosas que no te gustan y las cambiará?

Define relación. Define pareja. Define ideal. ¿Crees que hay una norma a seguir en cuanto a estar en pareja con alguien? ¿Piensas en el futuro cuando estás en relación? ¿Tienes tu espacio propio estando en pareja o eres de los que hacéis todo juntos? ¿Qué es para ti infidelidad/deslealtad? ¿Soñar con otra persona mientras tienes pareja es engañar? ¿Te masturbas sólo teniendo pareja? ¿Piensas en otras personas al hacerlo que no sea tu pareja? ¿Cuánto tiempo has durado de media en tus relaciones? ¿Buscas prototipos? ¿Tus parejas tienen cosas en común? ¿Qué es lo más importante para ti cuando estás en relación con otra persona?

Si has contestado todo esto, ¿crees que tus respuestas serían iguales que las mías? ¿O que las de tu amigo/a? ¿O que las de tus padres? ¿Piensas que las preguntas tienen una respuesta única? ¿O que hay una respuesta correcta?

“El que nada duda, nada sabe” Proverbio griego

 

Llegó el Check out del verano

Creo que oficialmente entra hoy el otoño. La estación que más miedo me da. Comienzan a caer las hojas de árboles caducos, a caerse mi pelo en cantidades ingentes, a caer mi estado de ánimo a la altura del fango. Empieza la oscuridad, los días más cortos, las lluvias grises, los cambios de tiempo. La estación de la muerte y podredumbre, en suma, la descomposición misma.

Atrás queda el verano. Y puedo decir bien alto que este año ha sido El Verano. Ay ay ay, qué verano! Si pudiera definirlo con una palabra sería descubrimiento.

He descubierto festivales que nunca imaginé, grupos de música que nunca escuché, he visto que la gente lleve la moda que lleve encima pueden ser personas de lo más agradables, siempre dispuestas con una sonrisa en la cara. Que el buen rollo está ahí afuera!

He descubierto que hay amigos que aunque no les veas en bastante tiempo te abren las puertas de su entorno y de su corazón. Y almas maravillosas llenas de energía y optimismo que sin apenas conocerlas te abren las puertas de sus casas y te hacen sentir una más.

He descubierto que con una sonrisa llegas más lejos que con mil palabras. Que los amaneceres anaranjados traen recuerdos que marcarán tus días futuros. Que los besos fugaces existen pero que también hay besos como constelaciones, que salen cada noche a que los contemples.

He descubierto que el espejo me devolvía una imagen menos horrible de lo que pensaba, que si tienes ganas, puedes; que si no quieres estar sola sólo tienes que silbar.

He descubierto que los míos siempre me van a apoyar en las decisiones que tome, que no hacen falta explicaciones largas a lo que no tiene sentido.

He descubierto alientos cálidos, jadeos acompasados, fragilidades y vulnerabilidades en perfecta armonía. Vaivenes rítmicos, miradas ardientes.

He descubierto que si te empeñas en algo probablemente no salga, y aquello que no pides llega a ti de la forma más inesperada. Personas que sin apenas conocerlas marcarían una fecha en el calendario, y amigos de toda la vida a los que apenas he recordado.

He descubierto que tengo una capacidad de aguante a la alegría y al jolgorio que había subestimado, y un hígado de hierro. Que las reuniones mañaneras por mucho que el sol moleste a mis ojos, son de los mayores momentos de risa que existen.

He descubierto rincones de España dignos de portadas de revistas de viajes con encanto, y he visitado otras comunidades sin salir de Madrid, porque España es un país para comérselo…

He descubierto que las amigas podemos ser nuestras aliadas, nuestras confidentes y nuestras expendedoras de cariño. Que las madres pueden romper corazones jóvenes, que el amor está en el aire y solo hace falta ponerse al viento de cara.

He descubierto que hay aplicaciones que tienen una función primigenia pero al final les sacas otros partidos, que hay personas majísimas en las carnicerías, que la edad es un número, que las grandes conversaciones se producen a partir de las 2 de la madrugada, que hay personas que sin verlas ni olerlas creas una conexión que asusta y excita a partes iguales.

He descubierto que el insomnio hace que te duela la mano, que sigue habiendo series por descubrir, que el hambre a veces no es de comida, y que hay alguien que por fin entiende lo que significa escribir para mí, que me apoya y me anima, que cree en mí y que jamás me prohibiría el mayor placer que le he sacado a esta vida.

 

Sí, puedo decir que ha sido un gran verano. Me voy de este verano con la maleta cargada de recuerdos, he tenido de todo, como un buen cocktail. No sé si he quemado todos mis cartuchos de felicidad, es verdad que nunca puede ser plena, ya sabéis, gen Camarero. Pero me da miedo el mero hecho de que si lo laboral se ancla, podría empezar a vivir la época más estable emocionalmente que he podido tener en años. Aunque el otoño haga de las suyas, y me haga mojar la almohada de vez en cuando, auguro encuentros próximos con grandes personas (insertar gif de perro moviendo la colita) y comienza la mejor época para las setas.

Adiós verano. Check in otoño

Anteriores Entradas antiguas

en estos años…

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 426 seguidores

lo que se lee

pasaron por aquí

  • 22.153

RSS novedad

  • Jumate
    Tengo que reconocer que no he sido del buen comer. Mi madre decía que era una milindrosa porque apenas me gustaba nada. Mi padre decía la frase: hambre de seis semanas, para referirse a mí cada vez que yo le decía que eso no me gustaba o que no quería más. Es verdad que ha […]

publicaciones por fechas

junio 2019
L M X J V S D
« Sep    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
A %d blogueros les gusta esto: